El Ayuntamiento inicia la regulación del teletrabajo para que los empleados municipales

La crisis sanitaria provocada por el COVID 19 ha obligado al Ayuntamiento de Valladolid a apostar durante el período del estado de alarma por la implantación masiva del teletrabajo. Esta realidad ha permitido al Ayuntamiento testar de manera acelerada las posibilidades que esta forma de trabajar ofrece para poder incorporarla como una modalidad más de prestación de servicios. Por eso, se ha iniciado el proceso de regulación del teletrabajo para su inclusión cuando se recupere la normalidad.

Con este proyecto de regulación, el Equipo de Gobierno presidido por el alcalde, Óscar Puente, en línea con lo previsto en el Acuerdo para el personal funcionario y el Acta adicional del Convenio Colectivo, así como el recientemente aprobado Plan de Igualdad de Oportunidades para el Personal del Ayuntamiento de Valladolid y las Fundaciones Municipales, pondrá en marcha esta forma de prestación de servicios como una más dentro de las posibles en la organización municipal.

En consecuencia, el Ayuntamiento pretende que el teletrabajo no sea una modalidad pasajera, sino que aprovechará los resultados logrados durante los dos últimos meses para incorporar esta modalidad al funcionamiento cotidiano de la Administración Municipal. A fecha de hoy 700 empleados municipales trabajan desde su casa. Esta cifra supone un 80% de los puestos susceptibles de aplicar este mecanismo. Hasta el 15 de marzo no existía el teletrabajo, únicamente había 90 licencias limitadas a determinadas actividades, como la firma de documentos.

El proyecto de teletrabajo se articula alrededor de varios principios básicos, entre los que destacan: su consideración como forma más de organizar o realizar un trabajo, utilizando las tecnologías de la información y la comunicación; el carácter voluntario y reversible del teletrabajo; la igualdad de derechos legales y convencionales de las personas empleadas con el resto de trabajadoras y trabajadores, y garantía del adecuado funcionamiento de los servicios públicos.

Esta regulación será objeto de negociación con la representación sindical a través de la Mesa de Negociación de los empleados públicos con la finalidad de que pueda implementarse tras la finalización del estado de alarma y la pérdida de vigencia de la legislación que al amparo del mismo se ha dictado permitiendo la transición entre el modelo actual y el que se implantará en el futuro. Por tanto, será compatible la modalidad presencial con el teletrabajo .

El concejal de Recursos Humanos, Juan Carlos Hernández, ha destacado la experiencia positiva durante este periodo de estado de alarma como base sólida para regular esta modalidad no presencial cuando finalice la pandemia:

«El proyecto de regulación del teletrabajo va a permitir que el Ayuntamiento de Valladolid se dote de forma estable de un nuevo sistema de prestación de servicios que favorezca la conciliación de la vida personal y familiar de los empleados municipales y a su vez garantice la adecuada prestación de los servicios públicos. Y será posible tras haber puesto a prueba durante esta crisis sanitaria la capacidad tecnológica y organizativa que va a permitir su implantación con carácter estructural«.